martes, 8 de marzo de 2016

¡Queremos el pan y las rosas!

En 1912, las obreras estadounidenses gritaban ¡Queremos pan pero también rosas! Estas mujeres vivían en un contexto vital sumamente opresivo pero se atrevieron a soñar un mundo donde la belleza, la alegría, el gozo y el placer fueran posibles. Su lucha por una justicia mayor evoca las luchas históricas por la liberación de las personas más pobres.
Este año se cumplen 104 años de aquellas marchas obreras en las que las trabajadoras textiles reclaman su derecho al “pan y las rosas”.  Una lucha que en el actual contexto de crisis y recortes cobra especial relevancia. Por esa razón, un año más te invitamos a que este 8 de marzo, un día histórico para la lucha de las mujeres, salgas a la calle y te manifiestes por la igualdad y por la construcción de un mundo más justo para mujeres y hombres.
Te  invitamos también a leer el poema-manifiesto reivindicativo Pan y Rosas (un poema de James Oppenheim) que ha inspirado a muchos colectivos a superar situaciones de injusticia y a aspirar a un mundo más digno para todas las personas.
En el poema resuenan los anhelos que pueden inspirar una cultura de la vida y una lucha por la justicia que no ignoren e invisibilicen la exclusión de las mujeres, la especificidad de su explotación económica y laboral y la creciente feminización de la pobreza. 

¡Queremos el pan y las rosas!

Mientras vamos marchando, marchando a través del hermoso día
Un millón de cocinas oscuras y miles de grises hilanderías
Son tocados por un radiante sol que asoma repentinamente
Ya que el pueblo nos oye cantar: ¡Pan y rosas! ¡Pan y rosas! 
Mientras vamos marchando, marchando, luchamos también por los hombres
Ya que ellos son hijos de mujeres, y los protegemos maternalmente otra vez
Nuestras vidas no serán explotadas desde el nacimiento hasta la muerte
Los corazones padecen hambre, al igual que los cuerpos
¡dennos pan, pero también dennos rosas! 
Mientras vamos marchando, marchando, innumerables mujeres muertas
Van gritando a través de nuestro canto su antiguo reclamo de pan
Sus espíritus fatigados conocieron el pequeño arte y el amor y la belleza
¡Sí, es por el pan que peleamos, pero también peleamos por rosas! 
A medida que vamos marchando, marchando, traemos con nosotras días mejores
El levantamiento de las mujeres significa el levantamiento de la humanidad
Ya basta del agobio del trabajo y del holgazán: diez que trabajan para que uno repose
¡Queremos compartir las glorias de la vida: pan y rosas, pan y rosas! 
Nuestras vidas no serán explotadas desde el nacimiento hasta la muerte
Los corazones padecen hambre, al igual que los cuerpos
¡pan y rosas, pan y rosas!